Sobre el amor.

Vivo del amor, realmente no podría respirar sin amor… pero el amor no sólo de mi pareja, sino de todas las personas que me rodean, bueno no de todas, de las que me interesan.
   Ya sabes, soy educadora, entonces el amor que me dan los niños es hermoso y en verdad me alimenta enormemente, a pesar de que no son mis hijos ni de mi familia.También el amor que las mamas de esos niños llegan a sentir por mi es muy importante porque es el reconocimiento al trabajo que hago, de hecho el mejor reconocimiento, que se traduce en un abrazo fuerte el dia del maestro, en unas quesadillas para que no me muera de hambre un dia o en un ¡gracias! en fin de curso.
 El amor que me dan mis compañeros de trabajo (no todos, tristemente) también es básico porque esa palmada en el hombro cuando algo no sale bien, te hace más fuerte, además de que hace más fácil conjugar ideas y sentirse a gusto, a pesar de que a veces no nos salga como esperábamos lo planeado.
   El amor de mis amigos y amigas, me hace ciertamente feliz, feliz y más feliz. Porque con amor es más fácil escuchar un "la estas regando", "esta bien chaparrita todo va a salir bien", o un simple "te quiero mucho y eres importante para mi".
  Del amor de mis hijos ¿Qué te puedo decir? es la mayor prueba de que Dios existe en algun lugar y que me ama El también. Mis hijos son el motor que impulsa mi vida, mi razón de ser todo lo que soy, porque se que aunque me equivoque su amor es incondicional.
   El amor de mi madre. Es también muy importante y a pesar de que no comparto muuuchas de sus ideas somos las mejores compañeras de vida, su apoyo ha sido básico para mi superación profesional, el cuidado que les da a mis hijos es realmente incomparable y por supuesto también es por amor, no solo para mi sino para ellos (es una abuela enamorada de sus nietos)
  El de mi pareja, es importante aunque también incomprensible en ocaciones. Es muy grande y lo se (no cualquiera me aguanta con todas mis locuras, eso sólo él y es por amor).
  Del amor  de Dios. Pues lógico  El me da amor a través de todas las personas que me aman. Me hace saber que le soy importante por las cosas hermosas que me suceden todos los días, incluso cuando es un mal día. Cuando le pongo atención al atardecer, cuando veo la luna brillar, cuando oigo los trinos de las aves, cuando me deleito con la brisa que toca mi piel, con la lluvia, con el olor de la tierra mojada, con el paisaje que veo desde mi ventana y me doy cuenta que Dios está ahí diciéndome
 
 
 
¡TE AMO!

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s